Alimentando otros modelos

Comedores escolares agroecológicos FUHEM

Mes: febrero 2017

El Ayuntamiento de Zaragoza apuesta por un salto de calidad en los comedores de las escuelas infantiles municipales

Miguel Ángel Martínez-González, el sabio de la dieta mediterránea

Cristina Galindo

 

Reproducimos esta entrevista aparecida en El País Semanal recientemente.

Es uno de los cerebros del mayor proyecto científico sobre dieta mediterránea, sus efectos en la salud y en la obesidad, la gran pandemia del siglo XXI. Este catedrático de la Universidad de Navarra, profesor visitante en Harvard, explica cómo lograr una sociedad más sana y alerta sobre las tácticas agresivas de algunas empresas alimentarias.

SE TARDA MENOS de dos minutos en darse cuenta de que el doctor Miguel Ángel Martínez-González predica con el ejemplo. Sube a pie las escaleras de la facultad hasta el segundo piso en el que imparte una clase de bioestadística a futuros médicos, toma el café sin azúcar y, en un menú de restaurante que ofrece como alternativa lentejas, pasta y carne, elige sin dudar las legumbres. Lleva más de dos décadas buscando evidencia científica que apoye las bondades atribuidas por la tradición a la dieta mediterránea.

Este catedrático de Salud Pública de la Universidad de Navarra, y desde junio también catedrático visitante de Harvard, es uno de los cerebros del ensayo Predimed, el más amplio realizado hasta ahora sobre los efectos de la dieta originaria del sur de Europa: el seguimiento de una cohorte integrada por 7.500 participantes reclutados en toda España durante una década ha demostrado que esta reduce en un 66% los problemas circulatorios, en un 30% los infartos e ictus y en un 68% el riesgo de cáncer de mama.

Seguir leyendo

Dejar de comprar comida ecológica es perjudicial para el planeta y para las personas

Un artículo publicado recientemente en ‘El País’ desprecia la agricultura ecológica. La acusación es grave e ignora las verdaderas ventajas de este sistema

Medio: El Confidencial

En un reciente artículo publicado en el suplemento BuenaVida de ‘El País’ se denuesta la agricultura ecológica, basándose en gran medida en otro artículo de ‘New Scientist’ publicado con el mismo titular. El artículo ha causado una significativa indignación en las redes sociales, ya que ‘New Scientist’ es una revista divulgativa que no está sometida a revisión por pares y, por tanto, no está reconocida como documentación con valor académico. Eso explica por qué los argumentos expuestos son fácilmente rebatibles.

En primer lugar, conviene resaltar que tanto la convencional como la ecológica certificada son dos tipos de agricultura que no representan la generalidad de los sistemas alimentarios del planeta. Un estudio del pasado 30 de noviembre demuestra que las pequeñas granjas familiares (la mayoría de ellas con sistemas de producción agroecológicos, donde la producción agrícola está integrada en el ecosistema que la aloja) producen el 70% de la comida del planeta, aun cuando solo ocupa el 30% de las tierras cultivables. Unos datos tan contundentes ponen en cuestión la supuesta eficiencia no ya de la agricultura convencional sino del monocultivo.

Seguir leyendo

MAELA: Rescatar lo mejor de la tradición agroecológica

La entrada de esta semana empieza proponiendo el visionado de un videoclip del Movimiento Agroecológico Latinoamericano MAELA (https://maelac.wordpress.com/inicio/). MAELA es una articulación abierta, plural y diversa de experiencias de desarrollo, producción, investigación, formación y promoción de la cultura campesina y de la tradición agroecológica. Congrega a más de 150 instituciones u organizaciones (agricultores/as familiares, campesinos/as, indígenas, consumidores/as, ONGs, instituciones de educación y universidades) y plantea alternativas frente al neoliberalismo y la globalización económica, por ser éstas excluyentes y discriminatorias de las culturas y saberes, en este caso, de los pueblos de América Latina y el Caribe.

La agroecología se propone como una alternativa global a los grandes monopolios del sector agroalimentario y a la concentración de las tierras fértiles (los grandes latifundios) y de las semillas. Representa en ese sentido un sistema alternativo que pone en dialogo e incluye economía, política, sociedad civil, y también (pero no como único objetivo) producción agrícola. Los movimientos para la agroecología apuestan por cambiar el sistema en su conjunto, implicando e incluyendo en ese proceso a todos los sectores y aspectos de la sociedad, no sólo el de la producción agrícola, sino también a los territorios, su identidad, a las comunidades, al medio natural, a los recursos naturales, etc. El objetivo es lograr una mayor autonomía con respecto a las lógicas del mercado, con técnicas de diversificación de la producción, renunciando al uso de contaminantes químicos, promoviendo una rotación sostenible del suelo, respetando sus ciclos de renovación y, en definitiva, democratizando el sistema de producción de comida (desde el principio del ciclo, a través del suelo y las semillas, hasta el final, cerrando ciclos con el reaprovechamiento de los residuos orgánicos). Agroecología, en ese sentido, es asegurar la soberanía alimentaria de los pueblos.

Seguir leyendo